Google+

jueves, 29 de agosto de 2013

AND BURGER ZERO: La hamburguesa andorrana de carne local.

Andorra es ese pequeño gran país situado en medio del Pirineo y que es famoso, principalmente, por sus pistas de esquí, sus paisajes, los precios bajos (ideal para ir de compras) y Caldea (un centro termolúdico que hace las delicias de la familia). Pues bien, a esa lista, ahora debemos añadir un gran punto de interés carnívoro. Y es que en And Burger Zero, el gran atractivo reside en la calidad de sus carnes, exclusivamente de ternera local, criada en esas montañas que te dejan con la boca abierta nada más verlas y eso se traduce en un producto jugoso y muy sabroso.

Pero no nos adelantemos y vayamos por partes. A pesar de contar con dos locales, nosotros nos decantamos por el que se encuentra en Escaldes, muy cerquita, precisamente, de Caldea (el plan perfecto: mañana de Spa y hamburguesa al salir, os lo recomendamos). El local es pequeño, aunque cuenta con dos niveles y una pequeña terraza, aunque es lo suficientemente amplio como para no producir agobio en absoluto. Con una decoración a medio paso hacia lo industrial, cuenta con espejos donde los clientes pueden expresar sus sentimientos sobre cualquier cosa, además de servir para ver y elegir lo que queremos comer.

Detalle de una pared del local. La hamburguesa del mes.
Como podéis ver en la imagen de arriba, también se dibujan las opciones especiales del mes, precios y tamaños. Y es que, si antes os comentábamos que uno de los grandes atractivos de Andorra son sus precios, en cuestiones de comida la cosa cambia bastante, ya que es muy complicado encontrar un restaurante con precios bajos, pero aquí no es el caso y nos encontramos con hamburguesas de una calidad muy por encima de la media a unos precios realmente competitivos. Todo un factor a tener en cuenta.

Sobre el servicio, también hemos de comentar que nos sorprendió bastante, ya que los empleados son gente joven, amable y que no tienen ningún problema en hablar contigo, algo que puede resultar normal para muchos, pero que se hace difícil de encontrar en este pequeño Principado.

Ya que fuimos varios días, no os vamos a comentar una única visita, sino que os hablaremos de las burgers que probamos y nuestra experiencia global.

La hamburguesas se nos presentan en dos tamaños (como se puede ver en la imagen): 150 y 200 gr., que, de inicio, os puede resultar un poco escaso, pero nada más lejos de la realidad, si bien es cierto que el panecillo no varía con respecto al tamaño de la carne y nos podemos encontrar con que no queda más que pan si nos decantamos por el tamaño más pequeño. Para nuestro gusto, el tamaño de 200 gr. es perfecto y deja bastante satisfecho, ya que todas las hamburguesas son lo suficientemente consistentes.

Hamburguesa Carrer Street de 200 gr.
Como decimos, el núcleo de la hamburguesa, o sea, la carne, es excepcional y a pesar de que no te preguntan por el punto de la carne, realmente saben darle el toque para que nos llegue jugosa y bien, bien sabrosa. Además, casa perfectamente con todas las combinaciones de ingredientes, a cual más original, que disponen en la carta.

Detalle del corte d ela hamburguesa.
A pesar de que el panecillo es de tamaño único, tenemos que comentar que no es el típico de hamburguesa americana y varía de estilo según la opción que elijamos, conservando siempre la calidad y frescura. Aunque la única pega que le encontramos es que no va tostado, una pena, porque es el toque que le falta al plato para ser excepcional.

Hamburguesa Madame de 150 gr.
Para acompañar a la hamburguesas, siempre hay patatas, aunque es curioso, una vez fueron fritas y otra media patata asada, no nos dijeron el motivo, pero es de agradecer la variación original. Aunque, quizás, el único punto negro sea la cantidad, ya que las fritas están tan buenas que estaría muy bien tener unas pocas más para disfrutarlas.

Hamburguesa Munich de 200 gr.
Apartado especial requiere el queso, ya que en esta región tienen una gran tradición quesera y eso se nota y mucho. Prácticamente todas ellas llevan un buen queso fundido, muy sabroso y que hace que la hamburguesa suba aún más enteros. Espectacular.

Hamburguesa Roque Figa de 150 gr.
Y pasamos a los postres, bueno, al postre, ya que sólo nos atrevimos a probarlo un día, ya que acabas tan satisfecho que no es necesario más.

Cookie con chocolate y helado vainilla.
El elegido fue el Cookie de chocolate, a recomendación de una de las camareras, ya que era la mejor opción para compartir, según ella. Pero hemos de decir que si con las hamburguesas nos han llegado al corazón, con este postre nos quedamos un poco fríos, ya que la galleta estaba un poco seca y se aleja a lo que solemos entender por cookie. Una pena, ya que tanto el helado, como el chocolate fundido, estaban buenísimos y podría ser un gran postre. Sin duda, no es el fuerte del local.

En definitiva, And Burger Zero nos ofrece una buena experiencia, con una calidad excepcional en todos sus ingredientes y a unos precios que harán que sólo quieras comer hamburguesas en tu visita al país de los Pirineos. Una relación calidad/precio tan espectacular que ya podrían aprender muchos de este ejemplo.

Sin duda, se ha convertido en una de nuestras debilidades y estamos deseando volver para poder visitarlos de nuevo.

INFO: Aún no tienen página web, pero puedes visitarlos en Facebook y Twitter.

And Burger Zero se encuentra en la Carrer François Miterrand - BOTIGUES MOLINES Local 3, Escaldes.


Y también en Cap del Carrer, 9. Andorra la Vella.