Google+

domingo, 28 de julio de 2013

MAD GRILL: Un #gastrolío ideal para conocerlo.

Hace unos pocos días realizamos un #gastrolío unos cuantos amigos para conocer Mad Grill, el recién llegado hermano de Mad Café. Concretamente, tuvimos la oportunidad de sentarnos a degustar sus hamburguesas con +Ana Moya (@anuskamoya) y @CookDisfruting como representantes de dos de los blogs de gastronomía más interesantes del panorama actual y la siempre incombustible +Claudia Rodriguez (@Claudia__Mary), una gran experta viajera que nos ayuda a descubrir los mejores sitios para visitar alrededor del mundo.

Y realizadas las presentaciones, pasamos a hablar del local que los chicos de Mad Café han abierto en la zona de Alonso de Martínez, como resultado de lo bien que les van las cosas con el que tienen en La Latina. Con una decoración que se separa del restaurante original, en Mad Grill nos rodea un minimalismo sobrio, con adornos modernos, destacando la visión que nos ofrecen en el techo, en el que las lámparas se nos presentan en ruedas de bici... o viceversa.

Con respecto a la carta y dada la juventud del lugar, tenemos que decir que es muy parecida, por no decir calcada, a la de su hermano mayor, si bien nos comentaron los responsables que están trabajando para incluir nuevos platos que les confiera una identidad propia y poder separarse, así, de la oferta de su predecesor.

Para comenzar, pedimos unos aros de cebolla, la gran debilidad de Ana.

Aros de cebolla.
Personalmente, los aros de cebolla me gustan más grandes y que la cebolla tenga más presencia. Aunque estos están muy ricos y lo más importante, son bastante ligeros, a pesar de tratarse de un plato algo grasoso.

Para continuar, un servidor se decantó la Hottie Burger, la única opción picante de la carta.

Hottie Burger.
Destacando su simplicidad, esta hamburguesa sólo añade a la carne unos jalapeños, salsa buffalo y cebolla crujiente. Personalmente opinamos que no le vendría mal un poco de queso fundido, ya que siempre combina con todo y le da algo más de vida.

Con respecto a la carne. Los dos puntos fuertes de Mad Grill, el punto y la parrilla, cumplen con creces. Es muy difícil encontrarnos con un sabor a parrilla de carbón y aquí no sólo lo tenemos, sino que se hace patente y añade un gran sabor al plato. Pero no todo iban a ser bonito y nos vemos obligados a llamar la atención sobre algo curioso y es que la carne no está lo suficientemente compacta y se deshace en cuanto agarramos el conjunto de la hamburguesa con las manos, una pena, ya que este detalle nos obliga a comerla con cubiertos nada más empezar a disfrutarla.

Detalle del corte de la Hottie Burger.
En cuanto al panecillo, a pesar de estar de estar ligeramente tostado, no aguanta los jugos de la carne y el resto de salsas, por lo que también se desmorona a la primera de cambio. Estas cosas, junto al detalle de la carne poco compacta, hace que nos acabemos encontrando con un puzzle en nuestro plato al poco tiempo de empezar.

El resto de comensales, en un alarde de originalidad :P realizaron la misma petición: la California Burger.

California Burger. Cortesía de Ana Moya.
Con las mismas virtudes y defectos que la hamburguesa de antes, aquí el queso y el guacamole hacen que este plato gane puntos de forma considerable. Si bien es cierto que los tres que la comieron lo tuvieron que hacer con cuchillo y tenedor, algunos por preferencia y otros por obligación.

En lo que sí que hubo unanimidad fue en las patatas, de estilo casero. Muy ricas y bien fritas, nada aceitosas y en cantidad más que justa para completar el plato.

En definitiva, Mad Grill es una buena apuesta, en una zona en la que, todavía, no tenemos muchas más alternativas (con permiso de Pecado Carnal), pero al que aún le falta un poco más de recorrido para tener una identidad propia y desligarse de su primer referente. En términos generales, la visita nos agradó mucho, aunque en las, inevitables, comparaciones, acaba ganando el Mad Café original.

Web | www.themadcafe.es

Os emplazamos a visitar la web para ver los precios, ya que, al tratarse de un evento especial, se nos hace harto complicado desglosar el precio de la visita, aunque sí que os podemos decir que los precios, aún sin ser abusivos, sí que son algo elevados.

Mad Grill se encuentra en la Calle Campoamor, 13


Y tú, ¿conoces Mad Café o Mad Grill?, ¿con cuál te de los dos te quedas? Ayúdanos a conocer tus comentarios y deja tus comentarios en la sección más abajo.