Google+

martes, 26 de agosto de 2014

HAMBURGUESAS POR EL MUNDO: Rock Me Burgers And Bar en Chiang Mai.

El Sudeste Asiático nos pierde y sus puestos callejeros de comida aún más pero teníamos una alegría y una pena que celebrar en nuestro periplo alrededor del mundo: la pena del fallecimiento de la Canon que ha estado fotografiando hamburguesas babeantes por Madrid hace un par de domingos (presuntamente a manos de una humedad superior al 80%) y la adquisición de una nueva cámara de categoría superior que disfrutará de una mejor vida y de, aún si cabe, mejores manjares.

Historias aparte y razones de más o menos peso, teníamos ganas de hamburguesa después de tanto pad thai de por medio y nos tiramos a las calles de la norteña Chiang Mai en su caza y captura. En esta tranquila pero llena de locales para farangs (lo que viene siendo guiri para un tailandés) en el norte de la encantadora Tailandia podréis disfrutar de preciosos templos y será un perfecto campamento base para contratar una de los trekkings que hará las delicias de vuestras pupilas en busca de verdes junglas y elefantes por doquier.

En la "concurrida" (si pasáis por allí ya sabréis de lo que hablamos...) Loikroh Street y a solo unos pasos del Mercado Nocturno de la ciudad nos dimos de bruces con el olor a parrilla de Rock Me Burgers And Bar. Sin duda un garito extraño, en los bajos de un hotel nada más sentarnos nos sueltan dos cartas diferentes: una de ellas llena de platos thai, asiáticos y mediterráneos en general y, la que nos interesa, un batiburrillo de hojas en la que se entremezclan las carnes a la parrilla, los sándwiches, los perritos calientes y nuestras queridas hamburguesas.

Logo Rock Me


No podemos llevarnos las manos a la cabeza con los precios pero pongámonos en situación: en cualquier puesto callejero de Tailandia podréis zamparos un arroz frito con pollo, un pad thai o una sopa de noodles por menos de un euro, así que gastarse 3,80€ en una hamburguesa es un homenaje que los bolsillos mochileros solo pueden aguantar de vez en cuando.

La variedad de burgers que encontramos en Rock Me no es digna de mención pero nos parece lo suficientemente completa como para satisfacer a todos los paladares hamburgueseros. Hamburguesas sencillas de 150 gramos, hamburguesas dobles, de pollo, de pescado y de cerdo deshilachado que tanto nos enamoran allá a donde vamos.

Hablemos de lo que nos rodea, el local es bastante insulso y salimos casi despavoridos a pesar de su reciente inauguración a comienzos de 2014. Sin embargo, el clima tan agradable de las noches de Chiang Mai nos invita a sentarnos fuera y Rock Me Burgers And Bar tiene unas preciosas mesas rodeadas de vegetación en su terraza, además de la barra de la entrada en la que contemplar cómo se hacen nuestras hamburguesas, por lo que ni nos lo pensamos.

Exterior Rock Me
Entrada al local. Buena presentación
Interior Rock Me
Interior del local, ¿a que os entran ganas de pedir unos rollitos de primavera?
Manos a la obra, somos cuatro y venimos con hambre. Aunque nos toca esperar un rato largo por la comida, por fin llegan nuestras Pork Aloha (con cerdo deshilachado, salsa barbacoa, bacon y piña), la Chicken Wooden Box (unos tenders de pollo de toda la vida acompañados de salsa) y dos bonitas Rocking Original con sus sendos cuchillos pinchados atravesándolas.

Burger completa Rock Me
La imagen cuenta y no tiene mala pinta esta burger.
Buena impresión de primeras, la presentación y el tamaño nos convencen aunque no podemos decir lo mismo de las patatas fritas que acompañan a las burgers. Las hemos contado, sí, cuatro patatas gajo bastante aceitosas, igual que el aro de cebolla "pelado y mondado" que llora junto a ellas.

Como viene siendo tradición, las partimos y comprobamos su punto, parece que han respetado el que pedimos y disfrutamos de hamburguesas hechas en condiciones. Es difícil encontrar una carne buena en Tailandia, cuando todo lo que se suele estilar en este país sale del pollo o el pato, así que hincamos el diente y nos ponemos contentos, ¡por fin estamos comiendo una carne decente! Buen sabor, buen aliño, nada compactas y bien cocinadas, por lo que no les podemos dar una mala nota considerando lo que estamos pagando a 13.000 kilómetros de Madrid.

Detalle del corte de la burger Rock Me
Detalle del corte de la burger Rock Me.
Pedimos las hamburguesas más sencillas del local y quizás por eso hemos saboreado la carne en toda su potencia. Una simple lechuga iceberg (que se ve poco en el País de las sonrisas), tomate, un poco de mayonesa y un queso cheddar que sabe más bien poco son los ingredientes que acompañan a la carne. Una fórmula fácil pero que creemos que suele funcionar.

Nos quedamos un tanto sorprendidos con el panecillo, que no hemos podido adivinar aún de qué estaba hecho. De color amarillo por dentro y con semillitas encima, nos convence totalmente si no llega a ser porque el no estar tostado hace que la hamburguesa se nos acabe desmoronando. Aún así, podemos darle un aprobado porque hacía bastante tiempo que no tomábamos algo parecido en un país asiático y siempre es buena una alegría panera en nuestras papilas.

Rock and Me Burger
Otra perspectiva de la burger de Rock Me. And We Like it!
En definitiva, Rock Me Burgers And Bar fue el break perfecto en nuestra ruta por la comida más de calle de este país asiático que tanto nos ha gustado. Aunque pensábamos que estaríamos ante el típico local orientado a guiris en el que nos acabarían dando gato por liebre (o perro por vaca, vete tú a saber...), salimos con una impresión estupenda de lo que nos habíamos zampado y pagamos bien a gusto la diferencia de lo que nos habría costado una cena más barata.

Así que si andas por Chiang Mai te animamos a darle a tu parte más hamburguesera y a que ¡nos cuentes tus impresiones sobre ello después!

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA:
1 PORK ALOHA: 170 THB (4,05€)
2 ROCKING ORIGINAL: 320 THB (7,62€)
1 CHICKEN WOODEN BOX: 160 THB (3,80€)
3 REFRESCOS: 120 THB (2,85€)
1 CERVEZA CHANG: 60 THB (1,43€)

TOTAL: 830 THB (19,75€)

Web | www.facebook.com/Rockmeburger

Puedes encontrar Rock Me Burgers And Bar en los bajos del Hotel Raminglodge en Loikroh Street, Chiang Mai, Tailandia.