Google+

lunes, 6 de mayo de 2013

LA GAMELLA: una hamburguesa gourmet de lo más original.


A veces hay que buscar un tesoro donde menos te lo esperas. Y así llegamos a conocer La Gamella, un local especializado en mezclar la cocina más típica de norteamérica, con los sabores más tradicionales del Mediterráneo. El gran atractivo que nos ofrecen no podría estar más de moda: el brunch, al más puro estilo neoyorkino y con un amplio horario y variedad de platos.

Pero nosotros fuimos en busca de una única hamburguesa que, como las buenas películas, se va haciendo hueco en nuestras cabezas gracias al boca a boca, así que allí nos plantamos. Situado en la Calle Alfonso XII, junto al Parque del Retiro, llama la atención su aire de exclusividad, con una recepción separada del comedor principal, de tamaño mediano, tirando a pequeño para lo que estamos acostumbrados a ver últimamente. Decorado con colores llamativos, todo es alegre a la par que mantiene un punto bohemio encantador.

Panorámica del salón. Cortesía del Club Kviar.
La atención de todo el personal de la sala fue muy correcto y educado en todo momento. Esto, unido al nivel y la ubicación del local, hacen sentir esa exclusividad propia de muchos restaurantes de la zona.

En lo referente a la carta, hay de todo, una gran variedad de platos, a cada cual más original y apetecible. Eso sí, los precios, quizás, un poco elevados, por lo que recomendamos, como hicimos nosotros, aprovechar algunos de los descuentos que nos ofrecen páginas como 11870 o El Tenedor al reservar mesa con ellos.

Detalle de la carta. Cortesía de 11870.
Como entrante nos decidimos, para compartir, por una tosta de sardinas con tomate y chimichurri. Sencillamente espectacular, el pescado es fresco y la combinación con una salsa que, habitualmente, solemos ver acompañando a la carne, hacen que sea un plato a elegir, sin miedo a arrepentirnos. Una ración más que justa si se piensa en compartirla y adecuada sabiendo que luego viene un plato fuerte. Aunque no hay problema en comerla una única persona, la opción que os sugerimos nos parece justa.

Media tosta de sardinas con tomate y chimichurri.
Como todos sabréis, uno de los padres de la hamburguesa tal y como la conocemos hoy en día como plato es el steak tartare, pues bien, ya que la fama precede a La Gamella, nos aventuramos por pedirlo y os podemos asegurar que no nos arrepentimos. Esta variante no es la clásica y la carne es aderezada con Jack Daniel's, siendo ésta muy fresca y bien tratada, aunque la mezcla, quizás excesiva, con mostaza hace que se pierda un poco el regusto a bourbon. A pesar de ello tiene un toque muy apetecible. Acompañado por unos triángulos de pan y unas patatas fritas caseras y cortadas muy finas, la simplicidad de este plato puede engañar.

Steak tartare con Jack Daniel's
 Y del "padre" a la "hija": la hamburguesa americana, servida de una forma muy original, ya que sólo a acompañada por un panecillo, por lo que nunca veremos la carne emparedada, como es habitual. El punto de la carne, poco hecho, como nos gusta, está clavado, algo que no siempre se acaba de dominar en muchos sitios especializados. Hay que decir que la carne se nos queda un poco sosa y echamos de menos algún condimento, sobre todo lo notarán aquellos que no quieran acompañar al plato con ketchup o alguna otra salsa. Aún así, la carne es muy fresca y sabrosa, prácticamente como si la hubiesen hecho en tu casa.

El punto fuerte lo tenemos con el queso fundido en la plancha y que se nos presenta sobre una cebolla ligeramente caramelizada. Sin duda, lo mejor y más destacable del plato.

Además, la hamburguesa viene acompañada por lechuga y tomate, bañados, como en el plato anterior, con una buena ración de mostaza. Quizás es una pega que este acompañamiento sea tan abundante que más que montarlo, como siempre, en la hamburguesa, es más práctico comerlo aparte.

Hamburguesa americana.
Como podréis observar en la imagen, no faltan las patatas fritas, quizás escasas, pero de gran sabor y totalmente caseras. Me atrevería a decir que están hechas en sartén, como las hacía mi abuela y con un punto de sal más que correcto.

Desgraciadamente, para los que nos gusta comer una buena hamburguesa con las manos nada más, hay que decir que se antoja una tarea bastante difícil, ya que, al carecer de segundo piso de panecillo, se puede convertir en una misión peligrosa y no recomendable, por lo que, desde aquí, os animamos a probar este plato usando el cuchillo y el tenedor (pero si sois lo suficientemente osados, no dejéis de verter vuestras opiniones en la sección de comentarios).

Corte de la carne de la hamburguesa americana.
En conclusión, nuestra visita a La Gamella se puede calificar de excelente, siendo su hamburguesa una de las más originales en su presentación y de gran calidad, a pesar de los pequeños "fallos" que hemos comentado. Como decimos, el precio es elevado y muy, muy recomendable aprovechar algún descuento en el menú si no queremos llevarnos una fuerte sorpresa al pedir la cuenta.

PRECIO MEDIO DE LA VISITA, 40% INCLUÍDO: 22 € por persona (con postre para compartir).

Web | www.lagamella.com

Comentarios de la gente en Google Plus Local.

El Restaurante la Gamella se encuentra en la Calle Alfonso XII, 4